La crisis llega al sector de apuestas español

Hasta ahora no había sucedido en gran medida, pero como muestran los datos económicos del último año, el sector de apuestas y casinos online, ha dejado de mover un 9% de su volumen transaccional. Eso sí, el atractivo de la suerte aún consiguió recaudar más de 27.000 millones de euros en todo el país el año pasado, lo que no dejan de ser muchas monedas (o fichas) apostadas. Tantas, al menos, como el 2,7% del Producto Interior Bruto.

A pesar de que las máquinas tragaperras y a las distintas loterías del Estado acaparan tres de cada cuatro euros jugados, con lo que cualquier descenso en ellas se nota en el total, la caída más pronunciada que se ve en los datos (la cual podría ser una señal digna de un estudio sociológico) se ha producido en lo que se llaman las máquinas tragaperras: el sector dedicado al funcionamiento de estas máquinas, ha perdido ingresos por un 15,6%. Este sector significa el 40% del juego en todo el territorio español.

Dejando a un lado las administraciones de lotería, los que resultan peor parados de la disminución del dinero destinado al azar por parte de los españoles son los casinos y los bingos. Los primeros se han dejado un 6,7% y con ello se sitúan en datos muy cercanos a la ONCE, dado que su recaudación en 2010 fue de 1.857 millones de euros.

Aunque a pesar de todo ello, en 2009, habían trabajando 401 salas de Bingo a lo largo de toda la geografía ibérica, de las cuales sólo 2 salas han sido objeto de cierre por parte de sus propietarios, lo cual demuestra que aún con la caída de ingresos, el sector de las apuestas aún sigue siendo rentable para sus dueños, y cómo no, para el aumento de liquidez de las arcas del estado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *