Reconocer las Señales

A veces para lograr nuestro objetivo hay que usar muchas técnicas diseñadas para confundir, engañar al oponente o reconocer el momento para retirarse de la mano; pero descubrir cuando es el momento correcto para aplicar dichas técnicas requiere un poco más de practica.

Cuando entras a jugar en un casino, reconocer las señales que nos da el oponente nos da la ventaja para ganar en el póker y es algo que se debe aprender desde el momento en que te sientas en la mesa a jugar.

Las señales son reacciones basadas en comportamientos o hábitos que todo ser humano manifiesta en respuesta a algún evento por ejemplo en una Apuesta deportiva.

Pero en el poker dichas reacciones pueden darse como una respuesta a la sospecha de la calidad de la mano de otros jugadores o incluso a la mano que ellos poseen. Estas señales ayudan a conocer si las cartas en la mano del oponente son fuertes o débiles, si esta blufeando o no, e incluso pueden mostrar si la información que están tratando de dar es falsa. La mayoría de estas señales provienen de reacciones corporales muy por encima de lo que traten de expresar mientras están hablando.

Obviamente, esto solo sirve cuando juegas en un casino real y no mientras se juega en línea, donde hay que considerar otro tipo de señales.

Una de las señales más comunes proviene de los ojos. Los ojos son una fuente increíble de información cuando se refiere a reacciones y es por eso que muchos de los jugadores, hasta los más profesionales usan lentes de sol y sombreros para ocultarlos mientras se encuentran en una jugada. A veces es demasiado difícil para una persona, no observar cartas grandes que lleguen a su poder por mucho tiempo.

Si observan hacia la izquierda, dan la pista de que tratan de robar el pozo o tienen la intención de descubrir las intenciones de los demás jugadores. Usualmente, las expresiones faciales muestran información, pero no es tan confiable como la que proporcionan los ojos porque las expresiones son más fáciles de controlar.

El cuerpo también dice muchas cosas, por ejemplo, los nervios indican que la persona tiene una mano débil. Cuando este muestra señales de incomodidad, frustración o nerviosismo, nos da a entender que las cartas en su poder no proporcionan una buena mano. Acciones que suelen repetirse en el comportamiento de la persona, como rascarse la barbilla o la cabeza son indicadores de tensión, lo que podría interpretarse como una mano débil.

En ocasiones, algunos jugadores levantan el tono de su voz para dar la impresión de que tienen una buena mano en su poder, e incluso muestran señales deliberadamente para intimidar a sus oponentes cuando en realidad lo que tienen en su poder no es otra cosa que una mano de poca fuerza con bajas probabilidades de lograr algo.

El problema con este tipo de señal, es que podría ser pura actuación. La diferencia entre una trampa y una señal real es bastante ligera y solo con mucha práctica puede uno diferenciar una de la otra; para eso, hay que fijarse en otras señales que ayudan a descartar la posibilidad de una trampa. La repentina flexión de músculos, garganta seca, dilataciones del ojo y las pupilas, manos sudorosas, o manos temblorosas pueden indicar una mano fuerte.

Patrones repetitivos como miradas rápidas a las fichas o a las cartas comunitarias son señales de que el jugador piensa hacer su movida. Igual que en la ya mencionada arriba, esta señal es de doble filo, porque puede ser una actuación para robar el pozo; por lo que también solo con un poco más de experiencia e intuición se podría discernir una de la otra. Patrones repetitivos pueden ser utilizados por jugadores avanzados, por lo que determinar si actuar de la manera adecuada queda completamente bajo tu propio riesgo.

La postura del cuerpo tiene mucho que decir; hay que poner atención cuando un jugador se inclina hacia delante, se endereza o cambia constantemente de postura. Usualmente si un jugador tiene una mano débil se desploma en la silla.

Señales de que el jugador tiene una mano fuerte en su poder se hacen notar porque esta física y mentalmente más alerta a lo que esta sucediendo en la mesa, mientras que uno que se apoye en la mesa simplemente quiere dar la impresión de que posee una mano fuerte y en realidad no tienen nada competitivo en su poder.

Convertirse en un maestro en el conocimiento de las señales y como usarlas es un factor de mucha importancia al jugar póker si se quiere ganar con mas frecuencia. Recuerde mantener siempre la vista en esos comportamientos, pero no olvide que como todo ser humano, también estás expuesto a reaccionar y dar señales no deseadas.

Descubrir las señales de los otros jugadores observan en uno y controlarlas es parte del secreto para ganar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *